DESCARGAR LIBRO NO FUE LA SUERTE ELIYAHU GOLDRATT PDF

Libro La Meta Eliyahu M. Goldratt - Resumen de Conceptos. Esta novela hace por la gesti Los libros de Goldratt son bienvenidos no solamente en los pa. Llega Rogo al trabajo y AVG Firewall may automatically block one of your applications from accessing the.

Author:Domuro Daiktilar
Country:Djibouti
Language:English (Spanish)
Genre:Music
Published (Last):3 August 2006
Pages:55
PDF File Size:11.63 Mb
ePub File Size:19.88 Mb
ISBN:428-9-75170-728-6
Downloads:5625
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Dugore



Thank you for interesting in our services. We are a non-profit group that run this website to share documents. We need your help to maintenance this website. Please help us to share our service with your friends.

Share Embed Donate. La Meta de Eliyahu Goldratt. Es el Mercedes de Bill Peach, lo conozco de sobra. Es decir, mi sitio. En este estado, y mientras me dirijo a la oficina, las preguntas se me entrecruzan en la cabeza a la vez que voy adquiriendo la certeza de que algo malo tiene que pasar.

Esto fue lo que dio lugar a que el desorden habitual se convirtiera en un caos generalizado. Entretanto, todo el mundo ha dejado de trabajar.

Todos observan expectantes y tensos la escena. Nos estamos ofreciendo nuestra mutua solidaridad. Al dejar a Ray me cruzo con Dempsey, que camina deprisa.

Tenemos que hablar. Para salvar tu cabeza. Me mira intensamente. De hecho, es posible que no tengas que ocuparte ni siquiera de tu trabajo, Rogo.

En resumidas cuentas, Bucky estaba furioso. Yo no puedo responderle. No insiste. Me siento atrapado. Te queda margen para aumentarlos.

He estado de pie todo el tiempo. Me siento en una silla enfrente de la mesa, como un visitante en mi propio despacho. Peach vuelve a sentarse tras el escritorio. Peach estalla. Lo que quiero son resultados, pedidos servidos y ganancias. Tengo que admitir que en todo este tiempo las cosas han ido a peor y no mejoran. Pero hago todo lo que puedo. Me quedo sin habla. El aparcamiento se va llenando con los coches del primer turno.

Peach se ha incorporado y viene a sentarse a mi lado, dejando libre mi sitio. Tienes tres meses. Tres meses, tres meses, tres meses Eso es todo lo que mi cabeza piensa, perdiendo el control del tiempo.

Me sobresalto y eso me hace reaccionar. Ella se inclina sobre su mesa. Fran es una mujer perfecta. Desde entonces, no ha querido saber nada de hombres; bueno, casi nada. Me cae bien, y me gusta como trabaja. Creo que no a todo el mundo le sucede lo mismo. Levantan la cabeza cuando paso a su lado.

Algunos me saludan y yo les devuelvo el saludo. Las mujeres apenas levantan la cabeza del alambre multicolor que manejan afanosamente. Un individuo lleno de mugre y con un amplio mono se ajusta la mascarilla antes de encender el soplete.

Una pelirroja rolliza aprieta las teclas de un terminal de ordenador. Bob no es precisamente un individuo agraciado. Su cabeza parece, a primera vista, rapada en un cuartel. Tardamos un minuto en acortar la distancia que nos separa.

Vamos a pasarlo mal hasta que encontremos un sustituto. Si no se arregla inmediatamente no podremos servir el pedido. En estos momentos estamos hablando con el fabricante. Me apresuro. Observo a Bob, que camina a mi lado. Parece sorprendido. Estoy furioso. Niego con la cabeza. Se levanta apoyando las manos en la cintura. Observo que lleva un conjunto nuevo.

Ahora caigo. Lo siento. Evidentemente, no ha entendido nada. La miro con la misma frialdad que me invade interiormente. Al, no tengo amigos. Empieza a llorar. La estrecho entre mis brazos. Nos quedamos quietos durante unos minutos Pausadamente, su llanto va cesando.

Siempre estoy dispuesta para salir contigo. Antes de abrir la puerta, la miro de nuevo. Hasta luego. Cuando me instalo de nuevo en el coche, me doy cuenta que he perdido totalmente el apetito. Desde que nos mudamos a Bearington, a Julie no le ha ido muy bien. Conozco sus calles de memoria.

Los mejores sitios donde comprar, los buenos bares, y los no tan buenos Bearington es una ciudad industrial.

El lugar donde vivimos no tiene nada de especial. Las viviendas son bastante nuevas. No hay ninguna diferencia con cualquiera de los otros sitios donde hemos vivido.

Me dirijo al centro, que es un tanto deprimente. Lo cierto es que la idea no es tan descabellada. Unas se trasladan, otras quiebran definitivamente. Y lo peor de todo es que esto parece no tener fin. Una eternidad en el mundo de la moderna industria. Da unos cuantos pasos y se para.

Le silbo en medio del ruido. No me oye. Se sorprende. Hemos tenido suerte. Y un dinero. En fin, ya veremos. Al parecer se las ha tenido que ver con Peach, con sus propios agentes de ventas e incluso con el cliente. Las piezas ya hechas son conducidas, una a una, hasta el submontaje de componentes. Es de locos. La productividad por empleado debe de ser ridicula. De hecho, ni siquiera me explico lo que ha hecho Bob para conseguir tanta gente. Ha debido de arramplar con todo aquel que se ha dejado echar el guante y los ha puesto a trabajar en el pedido.

Pero el pedido, finalmente, sale.

CONVENTION COLLECTIVE SONATRACH PDF

Top articles

Goodreads helps you keep track of books you want to read. Want to Read saving…. Want to Read Currently Reading Read. Other editions. Enlarge cover. Error rating book.

JADWAL PAMERAN JCC 2012 PDF

Cadena Critica

Thank you for interesting in our services. We are a non-profit group that run this website to share documents. We need your help to maintenance this website. Please help us to share our service with your friends. Share Embed Donate. La Meta de Eliyahu Goldratt.

AIA B151 PDF

La Meta Eliyahu Goldratt

.

Related Articles