EL OPTIMISTA RACIONAL MATT RIDLEY PDF

A counterblast to the prevailing pessimism of our age, and proves, however much we like to think to the contrary, that things are getting better. Over 10, years ago there were fewer than 10 million people on the planet. Today there are more than 6 billion, 99 per cent of whom are better fed, better sheltered, better entertained and better protected against disease than their Stone Age ancestors. The availability of almost everything a person could want or need has been going erratically upwards for 10, years and has rapidly accelerated over the last years: calories; vitamins; clean water; machines; privacy; the means to travel faster than we can run, and the ability to communicate over longer distances than we can shout. Yet, bizarrely, however much things improve from the way they were before, people still cling to the belief that the future will be nothing but disastrous. In this original, optimistic book, Matt Ridley puts forward his surprisingly simple answer to how humans progress, arguing that we progress when we trade and we only really trade productively when we trust each other.

Author:Malara Saramar
Country:France
Language:English (Spanish)
Genre:Video
Published (Last):21 October 2016
Pages:265
PDF File Size:13.24 Mb
ePub File Size:15.46 Mb
ISBN:411-6-13157-593-6
Downloads:29587
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Vole



This document was uploaded by user and they confirmed that they have the permission to share it. If you are author or own the copyright of this book, please report to us by using this DMCA report form.

Report DMCA. Home current Explore. Words: , Pages: Preview Full text. El mundo va cada vez mejor. La prosperidad emana del trabajo de todos para todos. Una respuesta universal y sorprendente a los agoreros: el progreso no solo es posible sino probable.

Son, sin embargo, infinitamente diferentes. El otro es una sola sustancia que refleja la destreza de un solo individuo. No es como si la naturaleza humana cambiara. Muchas de las idiosincrasias de la especie humana tampoco cambian. Hay mucho de la vida humana que no cambia. Se ha dado comodidades y lujos a un nivel que ninguna otra especie puede siquiera imaginar. Ha colonizado todos los rincones habitables del planeta y explorado casi todos los no habitables.

No progresan de un modo de vida a otro, ni deploran el hacerlo. A eso me refiero cuando hablo de inteligencia colectiva. Lo mismo con la cultura.

Para que la cultura se vuelva acumulativa, las ideas tienen que encontrarse y aparearse. La buena noticia es que no hay un fin inevitable para este proceso. Pero mucho ha pasado desde entonces para cambiar, retar, ajustar y amplificar sus ideas. Las ideas de Smith se han apareado con otras desde entonces.

Los mercados de bienes y servicios, por otro lado, exigen menos reglas. Y, finalmente, pretendo ver si puede seguir mejorando. El padre lee en voz alta la Biblia mientras la madre prepara un estofado de ternera y cebolla. Su hermana mayor da de comer al caballo en el establo. Un dolor de muelas tortura a la madre. Comen con una cuchara de madera, de un plato hondo de madera.

Cada hija tiene dos vestidos de lana, dos blusas de lino y un par de zapatos. Los hijos duermen dos en cada una de las camas hechas de paja en el suelo. Los promedios esconden mucho. Argentina tuvo un siglo XX de decepcionante estancamiento. En , J. Esto hubiera sido impensable para mediados de siglo. En lugares como Beijing, tal vez; pero en muchos otros lugares, no.

Pasadena tiene poco esmog. Las razones para ello son muchas, pero no todas son para lamentarse. Sin embargo, el efecto global del crecimiento de China e India ha sido reducir la diferencia entre ricos y pobres alrededor del mundo. Hay otro apartado en el que la igualdad se ha reducido. El rango de puntuaciones de coeficiente intelectual se ha encogido constantemente, puesto que los puntajes bajos han estado alcanzando a los altos. La cantidad ha aumentado de 24 horas-lumen en a.

Es posible tener mucha luz o trabajar mucho menos o adquirir alguna otra cosa. Esa otra cosa puede significar empleo para otra persona. La verdadera medida del valor de las cosas es la cantidad de horas necesarias para adquirirlas.

Eso es la prosperidad: el aumento en la cantidad de bienes y servicios que se pueden adquirir con la misma cantidad de trabajo. La comunidad debe esta gran ayuda —el transporte barato— principalmente a Cornelius Vanderbilt. En , se necesitaban horas de trabajo para poder pagar un modelo T.

De ser cierto, esto revienta el globo del optimista racional. Pero esto no es cierto. El problema es que esto es un error. Hay algunas excepciones. Por supuesto que es posible ser rico y ser infeliz, tal como nos lo recuerdan tantas gloriosas celebridades. Pero esto es perfectamente natural. Esto es crecimiento. Equivocadamente, asignaron los recursos a fines poco productivos.

Ahora imaginen que son un ser humano. Un ciervo debe recolectar su propia comida. La autosuficiencia no es la ruta a la prosperidad.

No hay velas ni libros para leer. Pero incluso encontrar estos elementos le fue casi imposible. Para Thwaites, esto ilustraba su impotencia como consumidor divorciado de la autosuficiencia. El Rey Sol cenaba solo todas las noches. A esto me refiero cuando hablo de un cerebro colectivo. Cada uno produce una cosa. Pero cada uno consume cientos, miles de cosas. Fabrica una cosa y usa muchas. El es su propia marca. La interdependencia distribuye el riesgo. Estaban igual de equivocados. Realizaban exquisitas pinturas en rocas, decoraban sus cuerpos, intercambiaban alimentos, conchas, materia prima e ideas.

Cantaban, bailaban en sus rituales, contaban historias, preparaban remedios herbales para las enfermedades. De los! Los cazadoresrecolectores son frecuentemente vulnerables a la hambruna. Rutina en Tierra del Fuego. Olviden las guerras, religiones, hambrunas y poemas por el momento. Puede notarse que eran diestros. Su cerebro era casi tan grande como el de la persona moderna. Lo que resulta sorprendente de la historia humana no es el alucinante y tedioso estancamiento del hacha de mano achelense, sino el hecho de que dicho estancamiento llegara a su fin.

En promedio, las tasas de mortalidad eran equivalentes a las de natalidad. Les es innato hacerlo. Las hachas bifaces eran una especie de dientes caninos externos. Esta especie —una novedad evolutiva— son todos ustedes. La evidencia de comportamiento inteligente y herramientas sofisticadas vuelve a desvanecerse. Los africanos eran claramente distintos. Es posible que haya habido un colapso en las poblaciones humanas.

Esta vez la evidencia no proviene de artefactos, sino de genomas. El resto, como dicen, es historia. La primera es que fue impulsada por el clima. El intercambio necesitaba ser inventado; no es algo natural para la mayor parte de los animales.

El uso del trueque en otras especies animales es extremadamente bajo. No estoy hablando de intercambiar favores, cualquier primate adulto puede hacer eso.

Pero no es lo mismo que el intercambio. La reciprocidad significa dar el uno al otro la misma cosa usualmente en momentos distintos. Para que el trueque funcione, los dos individuos no necesitan ofrecer cosas de igual valor. Este es un hecho que casi todos parecen pasar por alto. Pero esto simplemente no es cierto, porque las personas pueden dar mucho valor a aquello a lo que no tienen acceso. El intercambio ofrece entonces posibilidades explosivas: se reproduce, explota, crece y se autocataliza.

En pocas palabras, otros animales no hacen trueque.

LA CUEVA DEL OSO CAVERNARIO PDF

The Rational Optimist: How Prosperity Evolves

.

FAITH AND FIDELITY TERE MICHAELS PDF

El Optimista Racional - Matt Ridley.pdf

.

Related Articles